Las posibilidades de la cartelería son casi ilimitadas. Desde un cuadro para decorar una pared hasta una valla publicitaria gigante. Al imprimir en bobina, la longitud del cartel es virtualmente ilimitada. Y panelando varios carteles podemos cubrir cualquier superficie.

Imprimimos sobre papel, vinilo, lona, lienzo, poliéster... Y montamos sobre una gran variedad de soportes rígidos, desde cartón pluma hasta PVC.

Imprimimos con calidad fotográfica sobre una gran variedad de soportes con tintas ecosolventes.